de Stefan Sweig -Tres espíritus creadores

domingo, 24 de junio de 2007

Conversacion digital

Se puede enseñar a escribir, se puede enseñar la técnica, pero la literatura es algo que nace del alma, de las vísceras. Amar la palabra es vivir la vida, cada instante profundamente. Es desgarro y alegría. Es soledad inevitable. Mientras enciendo un cigarrillo, el fiel compañero de las horas de una tarde dominguera, escribo a quienes comparten conmigo sus inquietudes literarias, el deseo de aprender. Lectura, les digo, lectura y reflexión para crecer, con ojo atento a los detalles invisibles para el resto del mundo. No comparto el que un escritor se hace o se nace, porque de alguna forma extraña emerge en el interior del ser esta necesidad de comunicarse mediante la palabra escrita. Puede ser genético el acto de la escritura pero si no se practica, si no es vivido a diario, nada se logra. ¿Puede hacerse? si, tal vez, pero habrás de extraer de ese ser interior toda la hiel del los recuerdos o toda la alegría y belleza de la vida. Y no hay un instrumento, excepto tú mismo quien habrá de realizar esa obra que nada en tu sangre, en tus venas y en tu llanto. Proceso arduo, más no imposible. Escribir es entregar el alma con el conocimiento de la experiencia y la lectura de la verdadera literatura, no la de la entretención, la que llamamos subliteratura, si no aquella que te hace pensar en la diferencia, comprender la diversidad, esa que te ayuda a encontrar el secreto que está en ti y que es posible abrazarlo a través de aquellos grandes creadores junto a la reflexión de su vida y su obra. Ellos te ayudaran, acudiran a tu rincón y te guiarán. Siempre que tú los dejes. Depende de ti. No olvides que no hay un proceso más solitario, más incomprendido y subvalorado que el de crear. Sin embargo, nada más sanador y enriquecedor que escribir. Caminemos juntos(as)

2 comentarios:

Sacerdotisa dijo...

Ingrid, te felicto por ese bello corazòn que tienes, y sobre todo por los recursos que nos estan dando para conocer mas sobre la literatura,este blog sera mi centro de estudios te deseo mucho exito y como siempre Bendiciones.

INGRID ODGERS dijo...

espero esos nuevos trabajos tuyos para seguir apoyándote.cariños para ti y tu esposo.